Historia del cacao y del chocolate I

Parte 1:

Desde sus inicios en América del Sur hasta su introducción en Europa

 

Desde hace siglos los humanos apreciamos el cacao como un alimento muy especial. De hecho, el nombre científico del árbol del cacao, Theobroma cacao, significa “cacao, alimento de los dioses”. Seguro que todo aficionado al chocolate estaría de acuerdo que es un nombre más que digno para un alimento tan delicioso. Pero para convertirse en el chocolate que conocemos hoy día, el cacao ha vivido una larga y fascinante historia.

Porque aunque cuando pensamos en los países que asociamos con el buen chocolate pensamos más bien en Bélgica, Suiza y tal vez en Francia y Alemania, en realidad el cacao tiene su orígen muy lejos de Europa. Más concretamente, en las cuencas del Amazonas y del Orinoco, donde hace 4000 años crecieron los primeros árboles del cacao. Gracias al comercio entre las diferentes culturas indígenas el cultivo del cacao se extendió hasta el sur de México.

Estudios recientes indican que el cacao ya fue cultivado y utilizado para preparar una bebida por los pueblos indígenas de centroamérica en 1750 a.C. Tanto los mayas como más tarde los aztecas apreciaron el fruto del árbol del cacao no solamente para preparar esa bebida amarga denominada Chocolhaa en el idioma del los mayas (agua (haa) amarga (chocol)) y Xocolatl (también “agua amarga”) en el idioma de los aztecas. También utlizaron el grano de cacao como medicina y como moneda. Los aztecas le atribuyeron al Xocolatl propiedades estimulantes tanto a nivel físico como mental y lo apreciaron como afrodisíaco. Sin embargo, y como demuestra su uso como moneda, era un producto muy valioso y por lo tanto el consumo y disfrute del Xocolatl era privilegio de la élite de la sociedad azteca.

Cuando en 1519 Hernán Cortés llegó a México, quedó asombrado por la cultura azteca. En la corte de Moctezuma II, el emperador del Imperio mexica, le sirvieron el Xocolatl, y Cortés reconoció muy pronto el potencial económico del cacao. Por su iniciativa se crearon plantaciones de cacao en México, Trinidad, Haití y en una isla en la costa occidental de África. Desde ahí, se extendió el cultivo a Ghana. Una vez puesta en marcha la exportación del cacao a España, los españoles se dieron cuenta del valor de la nueva mercancía y la gravaron con un alto impuesto.

Sin embargo, el Xocolatl que conoció Cortés y que fue introducido en España con el nombre de Chocolate, no tenía nada que ver con el chocolate que conocemos hoy. La tradicional bebida de los mayas y aztecas era amarga y especiada, preparada a base de los granos de cacao tostados y molidos mezclados con chiles, clavo, canela y harina de maíz (para emulsionar la manteca de cacao). El rey Carlos I de España fue el primer europeo en disfrutar la nueva bebida. Durante mucho tiempo el chocolate estuvo reservado a la nobleza debido a su alto precio.



Share This

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar